Obra fotográfica y mera fotografía

Gestión de derechos // Obra fotográfica

fachada del Tribunal Supremo

— Fachada del Tribunal SUpremo.

Fotografía: arte y profesión

Como ya sabéis, en la IAAV estamos empecinados en conseguir que la fotografía sea considerada un arte y una profesión. Desde el punto de vista artístico es la única actividad que, podíamos decir, tiene una hermana pequeña, incluso hermana tonta, me atrevería a decir, la mera fotografía. Pero es que desde el punto de vista profesional también la mera fotografía es la hermana pobre. Lo vamos a comentar.

Obra fotográfica

El Real Decreto Legislativo 1/1996, de 10 de abril, en su Libro I, artículo 10, cuando relaciona las creaciones objeto de propiedad intelectual, señala: h) Las obras fotográficas y las expresadas por procedimientos análogos a la fotografía. Y en consecuencia le otorga los derechos morales, sobre todo el reconocimiento de su condición de autor de la obra, de su divulgación, de su integridad y la protección de bien de interés cultural (art. 14) y los derechos patrimoniales, explotación, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación, etc. (arts. 17 al 21).

Mera fotografía

Pero, y esto solamente en el caso del arte de la fotografía, el Legislador considera que cabe otra forma de crear. La denominada mera fotografía. Es el artículo 128 el que se encarga de cercenarla. Quien realice una fotografía u otra reproducción obtenida por procedimiento análogo a aquella, cuando ni una ni otra tengan el carácter de obra protegida en el Libro I. Como apreciaréis no se concreta cual es la diferencia entre una y otra, simplemente el que no esté protegida por el Libro I, pero este matiz le priva de sus derechos morales, especialmente y parte de los patrimoniales, entre otros.

Naturalmente, ha tenido que ser la Jurisprudencia de nuestros Tribunales los que se encarguen de establecer una doctrina que pueda orientarnos. Es la creatividad y la originalidad lo que ampara la obra fotográfica y su carencia lo que define la mera fotografía.

El Tribunal Supremo apunta La creatividad supone la aportación de un esfuerzo intelectual, -talento, inteligencia, ingenio, invectiva, o personalidad que convierte a la fotografía en una creación artística o intelectual- La singularidad no radica en el objeto fotográfico, ni siquiera en la mera corrección técnica, sino en la fotografía misma, en su dimensión creativa (Sala de lo Civil. Sentencia 2456/2011 de 5 de abril de 2011). Pero todos esos conceptos son, a su vez interpretables. Y lo que más duele, habitualmente son interpretados restrictivamente, de manera que son pocas la sentencias que dan cobertura a las reclamaciones de los fotógrafos para obtener el amparo que les ofrecen, especialmente, los derechos morales.

La ponderación de la suficiencia creativa dependerá de las circunstancias de cada caso, pues son diversos los factores y aspectos que pueden incidir, correspondiendo su valoración en principio a los Tribunales que conocen en instancia, a cuyo efecto han de tomar en cuenta la pluralidad de elementos de convicción que hayan podido proporcionarles las partes -periciales, informes de expertos, revistas especializadas, exposiciones, certámenes, premios, etc…, sigue estableciendo la Sentencia reseñada. Como veis no es fácil llegar a la obra fotográfica.

Desde la IAAV recomendamos a los profesionales de la fotografía mantener al día un completo curriculum de vuestras actividades y participar y concurrir a todo tipo de eventos y actuaciones fotográficas. Eso facilitará el buen fin de vuestra demanda, en el caso de precisar defender vuestros derechos.

--
Francisco José López Estrada. Abogado IAAV.

NOTICIAS

Contacto